martes, 19 de septiembre de 2017

Mujeres Guayanesas de Primera

Mujeres guayanesas de primera
Recordamos hoy, Día Internacional de la Mujer que Guayana es cuna de mujeres que dieron el primer paso para romper esquemas sociales dentro los cuales el hombre monopolizaba derechos actualmente compartidos en igualdad de condiciones con el sexo
opuesto.
Américo Fernández

Malvina Rosales Granarolli, destaca como la primera guayanesa que tra­bajó como secretaria en una empresa privada; Mary Calcaño, la primera en pilo­tar un avión en Venezuela; Alida Isaura Gambús, la primera bachiller egresada del Colegio Federal de Varones; Gloria Lezama de Casado, la primera gradua­da de abogado; Sofía Silva Inserri, la primera Miss Venezuela, Lucila Palacios, la primera que ejerció la diplomacia como embaja­dora y María de Lourdes Salóm, la primera graduada de medicina veterinaria en Venezuela.
En 1900, cuando Malvina Rosales Granarolli nació bajo el signo de Aries, Ciudad Bolívar, la tierra cálida de Marcos Vargas, el hombre que desanduvo el progreso para llegar a la barbarie y retornar de nuevo a la civilización a través de su hijo, estaba sembrada de forasteros industriosos y había una actividad de puer­to que desaparecerá des­pués que el petróleo multi­plica las carreteras y el dra­gado del Orinoco que se detiene en Matanzas.
A pesar de la influencia europea, la Ciudad Bolívar de principios de siglo se mantiene fiel al tradiciona­lismo que sujeta a la mujer a una vida doméstica, de recato y de imposible competencia normal del hombre.
Atrapada por esa realidad social, vino al mundo Malvina, la hija de Luis Eduardo Rosales Pachano y Josefa Granarolli Gerald, descendiente de Malvina Gerald Granarolli, una fran­cesa que abandonó los viñe­dos que tenía en Marsella para venir a vivir poco y a morir temprano junto al Orinoco. No resistió esa francesa de veintisiete años el ambiente embriagador del trópico, pero lo que le restó por vivir se acreditó con creces en la longevidad de su hija huérfana que murió a los 90 años.
           Esa longevidad la heredó Malvina (Malva) Rosales quien sobrevivió a sus cuatro hermanos hasta un poco más allá de los ochenta.
De muy joven intuyó que la fatalidad iría desgranando la unidad familiar y se adelantó a los tiempos que le darán la razón que para su edad temprana parecía no tener cuando se puso a la par del hombre reclamando derechos negados a la mujer.
Comprendió que con un poco de inteligencia y auda­cia difícilmente se sucumbe en la miseria. Marte estaba de su lado como buena aria­na y con él emprendió la guerra contra los prejuicios sociales. Pero primero hubo de salir de la pobreza por­que sus ascendientes no dejaron herencia. Empezó la joven por cargar piedras en carapacho de tortuga desde lo alto del cerro donde se montaba la ciu­dad. La piedra muy utiliza­da para empedrar las calles se pagaba entonces a buen precio. Jamás para ella fue una vergüenza aquel trabajo duro y árido que le ayudó a paliar su hambre en la sole­dad de un camino atajado de prejuicios.
Con la piedra se costeó los estudios y su aplicación la hizo maestra al lado de su coetánea Anita Ramírez. Tenía 15 años cuando la nombraron subdirectora de la Escuela "Francisco Antonio Zea". Pero no esta­ba hecha para el cotidiano caletreo de las niñas y por eso desertó a los dos años de ejercicio docente. Se fue a Trinidad de paseo y un casual encuentro con el Gerente de la "Dick Balatá Ltd" cambio su rumbo.
Estudió mecanografía y como secretaria mecanó­grafa prestó servicios en la empresa que tenía en Ciudad Bolívar su centro de operaciones dirigidas a la explotación del balatá del Alto Orinoco, la sarrapia del Caura y el Oro de El Callao.
 Con Malva. "Dick Balatá Limited" pasaba a ser la pri­mera empresa privada gua­yanesa que admitía los ser­vicios profesionales de una mujer dentro de su área administrativa. Pero desa­justes económicos que le sobrevinieron a la empresa en 1920 decretaron su quie­bra y para Malvina no fue difícil entonces encontrar colocación en el Banco de Venezuela, donde llegó a ser Sub-Gerente con título de Auditor. Que para aquellos tiempos significaba tanto como ser hoy un experto administrador de finanzas.  Con este segundo caro, Malvina terminaba de abrir la brecha  para que la mujer guayanesa comenzara a vislumbrar un porvenir mejor dentro del campo del trabajo del hombre.
En 1925, después de 34 años de labor ininterrumpida y debido a un accidente, el Banco de Venezuela decidió jubilarla para que se fuera a Europa a restaurar su salud, pero el temor de morir en soledad la hizo desistir de una solución qui­rúrgica. Decidió entonces darle la vuelta a Europa en un automóvil Renault de cuatro caballos comprado en Caracas y que hizo poner en Lisboa donde emprendió su periplo para terminar vendiendo el auto en París perdiendo no mucho de los 3.500 bolívares que le había costado. La gira la cumplió en cuatro meses, pero para evitarse cargos de concien­cia, tuvo el cuidado de reco­rrer antes todos los estados de Venezuela.
Sin darle mucha importan­cia a la afección pulmonar que la aquejaba, retornó a Guayana para incorporarse de nuevo al trabajo ya como Comisaria del Automóvil Guayanés, Jefe de Relaciones Públicas de la Compañía Anónima Electricidad de Ciudad Bolívar, del Núcleo Bolívar de la Universidad de Oriente o samaritana del bien ajeno.
Malvina, además, fue excelente deportista. Tuvo en los tiempos de su juven­tud predilección por el tenis y la primera cancha de este deporte la fundó ella en lo que ha sido siempre el Club Deportivo Social "La Cancha" de la Avenida Táchira. En la construcción de la iglesia San Francisco de Asís y sostenimiento del Asilo de Ancianos San Vicente de Paúl,
Malvina, además, fue excelente deportista. Tuvo en los tiempos de su juven­tud predilección por el tenis y la primera cancha de este deporte la fundó ella en lo que ha sido siempre el Club Deportivo Social "La Cancha" de la Avenida Táchira. En la construcción de la iglesia San Francisco de Asís y sostenimiento del Asilo de Ancianos San Vicente de Paúl, Malvina aportó por lo menos una piedra que es más que un granito de arena, aunque no cargada en su antiguo cara­pacho de la tortuga arrau, pero sí en el temple de su corazón de mujer que en Ciudad Bolívar se atrevió a romper con unos cuantos esquemas, para lo cual, por supuesto, no había que temer ni tener miedo, Rafael Pineda lo dice muy bien en un largo poema dedicado a ella: "la primera que no tuvo miedo/de irse a trabajar, brazo con brazo, al mundo de la calle, con los hombres".
MARY CALCAÑO
Otra mujer que no tuvo miedo fue Mary Calcaño, aunque no pobre de origen como Malvina, pero se atre­vió a desafiar la audacia del hombre, volando por prime­ra vez un avión.
María Asunción o preferi­blemente Mary Calcaño, a las 10:10 de la mañana del 22 de febrero de 1940 sor­prendió a sus paisanos bolivarenses aterrizando el el aeropuerto de la ciudad su. reserva( propio avión Club adquirido en los Estados Unidos.     
Hija de José Antonio y Adita Calcaño, casado con la hija menor del médico Angel Ruiz cuyo nombre lleva el hospital central, la    atractiva Mary realizó un vuelo sin problemas desde su base en Maracay hasta Ciudad Bolívar con una breve escala en Barcelona.     
Sus estudios de aviación de los realizó en la Escuela  Safar Aeródromo Roosevelt de Long Island, Nueva  York, donde obtuvo la licencia 13550, revalidada en Caracas por el Ministerio de Guerra y Marina.
ALIDA ISAURA
GAMBUS

Fue la primera bolivaren­se graduada de bachiller en filosofía en el Colegio Federal de Varones de Ciudad Bolívar. Un jurado integrado por los doctores Oscar Perfetti, J.M. Agosto Méndez, Carlos Salom, Juan Pablo Carranza y Br. Ernesto Sifontes, la exami­naron el 15 de julio de 1930 y la promovieron con altas calificaciones. También ella fue la primera venezolana egresada de la Escuela de Farmacia de la Universidad Central de Venezuela. Era hija de Rafael Gambús, des­cendiente de Hilarión Gambús, rico comerciante catalán establecido en Guayana a fines del siglo pasado y tronco principal de odas las ramas afiliadas a ese apellido.
Hasta entonces y desde la creación del Colegio Federal de Guayana en 1842, el bachillerato estuvo reservado para los varones.  A Alida Isaura la siguieron  posteriormente Inés Elvira y Adita Figarella, graduadas en el mismo colegio.

GLORIA LEZAMA
 CASADO
Hija de Rafael Lezama, el baquiano de Gallegos por los caminos de Canaima, gloria nació el 23 de mayo de 1922 y estudió bachillerato en el Colegio Santa María de Caracas  dirigido por Lola Fuenmayor  Luego de gradur de Bachiller en Filosofía el primero de octubre de 1944, se inscribió en la Facultad de Derecho de la Universidad Central de Venezuela donde recibió el título de doctora en Ciencias Políticas el 15 de diciembre de 1949. Sería entonces la primera mujer nacida en Guayana que se graduaba de abogado, pro­fesión que comenzó a ejer­cer en el bufete de Oxford y César Obdulio Iriarte durante muy poco tiempo porque luego el Poder Judicial la reclamó primero como Defensora Pública de Presos, luego como Procuradora de Menores y finalmente como Juez de Menores hasta los días de su jubilación. Falleció el 2 de noviembre de 1993.
SOFÍA SILVA INSERRI
A la media noche de 17 de junio de 1952, en el Valle Arriba Golf Club de Caracas, entre palmas, luces, flores y anhelos, la tumeremense Sofía Silva Inserri ciñó la diadema de la mujer más bella entre las bellas de Venezuela.
La noticia que estremeció de gozo a los bolivarenses fue leída con gula en el vespertino El Luchador de los Suegart, único diario de la región y el cual le reseñó dos días después a ocho columnas y una gráfi­ca donde se veía a Sofía desfilar ante un nutrido público presidido por los coroneles Marcos Pérez Jiménez y Luis Felipe Llovera Páez.
Sofía Silva Inserri, repre­sentó en el concurso al Estado Bolívar y fue electa Miss Venezuela con 90 pun­tos y sólo tres de ventaja sobre Ligia de Lima, la aspirante más cercana. Vilma Acosta Viana resultó segunda finalista. Ella fue la primera Miss Venezuela.
LUCILA PALACIOS
Mercedes Carvajal de Arocha, conocida bajo el seudónimo de Lucila Palacios, escritora venezo­lana, nacida en Ciudad Bolívar el 13 de mayo de  mayo de 1902 y fallecida el  31 de octubre  de 1994 a la edad de 92 años, fue autora de 30 obras literarias: 11 novelas, 5 dramas, 5 cuentos y el resto libres de ensayos y poesía. Fue la primera mujer venezolana que ejer­ció la diplomacia como embajadora de Venezuela en la República del Uruguay y asimismo la pri­mera dama en ingresar a la Academia Nacional de la Lengua.
MARÍA DE LOURDES
SALOM

Nativa de Ciudad Bolívar, realizó sus estudios de secundaria en el Colegio Federal, hoy Liceo Peñalver. Luego ingresó en la Universidad Central de Venezuela donde destacó como una de las primeras estudiantes, como también en  1940, la primera gradual en medicina veterinaria en Venezuela, con la tesis do doctoral "Experimento vaqueras del Distrito y en prevención de las metritis consecutivas a la retención placentaria de las vaca Inmediatamente después fue designada para ocupar el cargo de Secretaria de Facultad de Medicina Veterinaria y docente de misma facultad. Ejerció importantes cargos de
dirección en el Ministerio de Agricultura y Cría, en ellos, Jefe de la Sección Policía Sanitaria de las que fue fundadora; Jefe de División de Higiene Sanidad Animal y Jefe (I( campaña contra la fiebre aftosa en el Distrito Federal y estado Miranda.







lunes, 18 de septiembre de 2017

Secretarias en su día

(Reportaje de Américo Fernández publicado en el diario Correo del Caroní el 29 de Septiembre de 1991)


Digna Pulido Fuentes   y Nelly Carreño                                     
* El Larousse dice que Secretaria es la "mujer del Secr desempeña el oficio del mismo", denotación bastante te para quien hoy celebra su día con toda la calidad y belleza.
  
Américo Fernández Foto Ana Marchesse


Ella, sin embargo, os‑
tenta un concepto de raíz histórica de mayor rango. Para la actual presidenta de la Asociac­ión, el Larousse está equivocado o la denotac­ión es rezado de un concepto anticuado. Ya hoy prácticamente no existe el Secretario o, en todo caso, éste fue des­plazado o suplantado Por quien de manera más auténtica ejerce el Oficio. Un oficio que deja Muy atrás al Escriba del antiguo imperio egipcio del cual hay un buen retrato estatuario en el Museo de Lauvre que data de 2.500 años antes de Cristo y que dejado asimismo a un lado dl clásico Amanuense que usaba un copete o cresta que le llegaba la nuca parecido al “Serpentario” ave única también llamado “Secretario”que vuela muy bien, de ojos randes y vivaces, movi­mientos mesurados y que con pasmosa habili­dad persigue, ataca y de­vora a las serpientes. De allí su nombre de Serpentario.
       Si bien la Secretaria es generalmente bella y de ojos vivaces, maneja de otra forma la situación ofídica aún cuando como en el cuento del Paraíso suele ser pro­pensa a las malas tenta­ciones. Pero indudable­mente que la Secretaria, por sobre todas las cosas, es muy mujer y la mujer como bien lo escribió Pío Baroja "es casi siempre realista, optimista y so­cial". Por ello quizá do­mina y prevalece en el Oficio complementando tales cualidades con la Capacidad y la habilidad para conducir los asun­tos de su competencia y resolver los problemas. Empero, más que una carrera inscrita en el quehacer empresarial o institucional, es un cargo de diverso nivel que adquiere rango y relev­ancia con la destreza, capacidad y calidad cul­tural e intelectual de cada quien. Un abogado o, un médico, un ingeniero, un economista, n sociólogo, un educador o un periodista pueden ser secretarios en un momento dado omo también puede serlo quien no ostente ni siquiera el título  de bachiller.  Todo depende de la posición y del individuo.
Existe un Secretario o secretaria de élite.  Ese que puede ser secretario o secretaria de la Presidencia, del Cogreso o de la Judicatura, de las Nacines Unidas o de una Asamblea  de accionistas, de un partido político  o de cualquier otro ente público o privado de jerarquía..  Hay otro tipo de Secretaria o Secretario: el proletario, el que hoy se presenta agremiado  en función de la dignificación o de otro tipo de reivindicación difícil de lograr en la propia com­unidad laboral donde participa como fuerza de trabajo. En Venezuela se llama Federación Vene­zolana de Secretarias di­vididas en Asociaciones Regionales y afiliada in­ternacionalmente a la FEAS.
SU EXISTENCIA EN VENEZUELA
En Venezuela la gran legión de Secretarias proletarias se halla or­ganizada desde media­dos de la década de los sesenta, según Blanca Carvajal de Celis. La si­miente quedó sembrada en 1963 cuando vino de visita al país Cecilia Tor­mo de Michieli, de la `Asociación' Interameri­cana de Desarrollo (MAID), quien dictó el primer curso de instruc­toras para secretarias ejecutivas, bajo los aus­picios de la Escuela de Administración Pública. Ella animó a sus alum­nos a agruparse y for­mar una asociación si­milar a la que ya existía en otros países.
Con entusiasmo e in­terés comenzó la siem­bra. Se convocó a una asamblea que nombró un Comité Organizador coordinado por Gladys de Gandica para confor­mar las bases de la nue­va organización gremial que adquirió personali­dad jurídica el 9 de julio de 1965. Durante los primeros diez años se constituyeron las Sec­cionales que terminaron agrupándose en lo que es actualmente la Fede­ración Venezolana de Secretarias.
LA SECCIONAL
BOL IVAR

La Asociación Venezo­lana de Secretarias del Estado Bolívar surge 1973 y de ello tienen buena memoria las fun­dadoras Blanca Carva­ial y Josefina Salazar de Briceño, la primera secretaria en el despacho del Goberna­dor, hoy jubilada, y la segunda en plena activi­dad en Fetrabolívar.
La iniciativa partió de la AVS del Distrito Fede­ral y del Estado Miranda a través de una llamada telefónica recibida por Blanca Carvajal de Ce-lis, quien se encargó de motorizar la reunión preliminar, la cual tuvo lugar en la Biblioteca Rómulo Gallegos enton­ces dirigida por Lourdes Salazar Bossio. A esta reunión se sumaron se­cretarias de Ciudad Guayana y el primero de septiembre de ese mis­mo año 1973 se realizó la Asamblea Constitu­yente en el auditorio del Colegio de Médicos.
Vinieron de Caracas a verificar y respaldar el acto constituyente los directivos de la Federa­ción, Josefina Gasdiz de Chavero e Iva de Bus-nardo, a quienes le tocó juramentar la primera directiva, presidida por Josefina Salazar de Bri­ceño.
FEDERACION
INTERAMERICANA

La Federación Intera­mericana de Secretarias (FIAS) es un organismo de carácter internacio­nal, privado, autónomo, no lucrativo, apolítico, laico, profesional y re­presentativo. Es lo que nos dice Digna Pulido Fuentes, quien fue Pre­sidenta de la Seccional Bolívar y ahora asesora de la Federación e inte­grante del Comité de la FEAS, aparte de Secreta­ria del Decanato de UDO.
A esa Federación está afiliada Venezuela al igual que la Asociación del Estado Bolívar. Fue fundada en Buenos Aires, Argentina, durante el Primer Congreso Inte­ramericano de Secreta­rias, el 26 de abril de 1970. Tiene su sede per­manente en San Salva­dor, país que le otorgó su personería jurídica y agrupa a las Confedera­ciones, Federaciones y Asociaciones de Secre­tarias legalmente cons­tituidas y que tengan como objetivo común trabajar para el mejora­miento técnico, moral, cultural y social de sus afiliados como estimular sus relaciones a fin de trabajar unitariamente por la creación de la ca­rrera secretaria! a nivel universitario/profesional y por el apoyo de los go­biernos a toda actividad que redunde en benefi­cio de la profesión.
EL OFICIO DE SECRETARIA
El oficio de secretaria es antiguo. Nace con los grandes pensadores, quienes necesitaron de un "alter ego" a quien confiarle sus ideas para la perdurabilidad. Pri­mero el oficio lo ejercían hombres porque a las mujeres se les negaba el derecho a instruirse, pero luego que lo reivin­dicaron se han hecho mayoría en el campo se­cretarial, destacándose por su capacidad, profe­sionalidad y condición innata para humanizar­.
Para Ibis María Vera, quien así opina, tiene una segunda aprecia­ción que asocia muy bien con los clásicos sig­nos de la puntuación. De suerte que la Secre­taria para ella lo que los signos gramaticales para la escritura: La Se­cretaria y ella no sólo lo expresa sino que lo vive, es COMA porque es leve pausa que permite to­mar aliento; PUNTO Y COMA, cuando en el am­biente hay ánimos muy caldeados y se requiere de su presencia como pausa mayor para diri­mir favorablemente el problema. PUNTO Y SE­GUIDO porque difícil­mente interrumpe la ta­rea comenzada. PUNTO Y APARTE porque sabe separar lo personal de lo profesional. PARENTE­SIS porque sabe a tiem­po asomar su sonrisa como posibilidad de en­tendimiento. • PUNTO SUSPENSIVO, porque sabe callar a tiempo en el entendido de que toda está tácito. ENTRECO­MILLAS porque tal cosa abismal o sorprendente la pudo decir alguien menos el jefe aunque sea el jefe.
MODELO
DE SECRETARIA

Elina Franco, la secretaria de la Presidencia de la CVG con permanencia en Ciudad Bolívar, se tiene como modelo de secretaria, alumna de Malvina Rosales, una de las primeras mujeres. bolivarenses que incursionaron en ese campo cuando todo parecía seriamente reservado a las hombres. Elina toda su existencia ha sido de oficio, ha sabido asumí' sú compromiso y cree a pie juntillas, que la Se­cretaria es pilar en e: desarrollo de cualquier país del mundo toda ve2 que aporta dedicación, esfuerzo, destreza e in­teligencia en las tareas que coadyuvan ese pro­ceso.
-Hoy día los niveles de conocimiento de una se­cretaria son más exigen­tes, debido a que la mo­dernización y el avance tecnológico han invadi­do el campo secretarial, razón por la cual la Se­cretaria debe preparar­se para enfrentar el rete y poder operar diversos y sofisticados equipos que permitan obtener mejo­res resultados en el buen 'desempeño de la profesión.
Aunado a la adquisi­ción de estos conoci­mientos, Elina cree que la Secretaria jamás debe olvidar el Código de Eti­ca Seretarial dictado por la AVS y que está un poco olvidado.
-Debemos hacer un esfuerzo por recuperar la ética profesional que se ha ido quedando en el camino, debido quizá a la tan generalizada in­versión de valores en nuestra sociedad.

LO HECHO
Y POR HACER

Según su primera pre­sidenta. Josefina Sala-zar Briceño y la actual, Nelly Carreño, quien es coordinadora de Entre­namiento de la Direc­ción de Personal de la Gobernación y hasta no ha mucho Secretada de la Dirección de Relacio­nes Públicas, la Asocia­ción Venezolana de Se­cretarias del Estado Bo­lívar. no se ha detenido ni un momento en su actividad gremial: cur­sos de mejoramiento profesional, conferen­cias, charlas, semina­rios, simposios. Partici­pado en los Congresos nacionales e internacio­nales organizados por la Federación Venezolana y por la FIAS.
Competido en los con­cursos de conocimien­tos para designar la Se­cretaria del Año en el Estado, el país y a nivel internacional, donde la representante boliva­rense siempre ha desta­cado. En 1977 se realizó en Bolívar el II Congreso Nacional de Secretarias y actualmente se trabaja en la realización del VI que tiene a Ciudad Bolí­var como sede.
La Asociación boliva­rense igualmente ha participado conjunta­mente con la Federación Nacional en todas las gestiones hechas ante el Ministerio de Educación y otros organismos en busca de la profesionali­zación de la Carrera Se­cretarial y lo cual se tra­duce hoy en los estudios de Bachillerato por libre escolaridad que lleva a efecto a través la Zona Educativa de la Región Guayana y en lo cual destaca la labor de Mer­cedes España de Boca­rruido.
El 16 de marzo de 1989, por disposición del Presidente de la República, fue creada la carrera de Técnico superior en Secretaría  y recientemente, el 11 de mayo de este año, un grupo de secretarias  decidió fundar en Caracas la Asociación Civil  “Fundación Pro Colegiación de la Secretarias” a fin de impulsar los estudios universitarios  secretariados y procurar un status legal, meta hacia la cual se apunta  y sobre la cual se insistirá hoy dia de la Secretaria en Venezuela.


Josefina Salazar
Elina Franco

sábado, 17 de diciembre de 2016

La Mujer y sus accesorios


Trabajo de Américo Fernández para la edición aniversaria del                      vespertino La Tarde, dirigido por Chemelito

Resultado de imagen para imagen de la mujer y sus accesorios

La indumentaria o vesti­do de la mujer suele combi­nar con una serie de accesorios, muchos de los cuales han desaparecido mientras otros más novedosos han surgido en la diná­mica constante de la moda.
Tres de estos accesorios importantes que aún persisten en unos lugares más que en otros, son el bolso de mano o cartera, la sombri­lla y el abanico.
De todas maneras el uso de estos tres últimos admi­nículos se ha venido debili­tando en el tiempo, espe­cialmente el abanico por­que a pesar de los arrebatos; el bolso persiste y es una necesidad al igual que la sombrilla para proteger­ del sol y su derivado el paraguas para la estación lluviosa,
El llamado bolso de ma­no es casi siempre inseparable de la mujer y los hay de las formas y modelos más variados y de calidades a veces tan altas que resul­tan inalcanzables para el común de las mujeres.
Pero el bolso es más que un lujo una necesidad que exonera a la mujer del engorro que sufre el hom­bre repartiéndose en , los bolsillos del pantalón, de la camisa y del paltó o la chaqueta, el llavero, la billetera, la cédula, el car­net de empleado, las tarje­tas de presentación, la ciga rrera. En cambio que con el bolso de mano, la dama tiene un depósito común para todos esos objetos incluyendo los propios del neceser como el compacto, el delineador, el lápiz labial y el de cejas, el rubor o colorete, la sombra para los ojos, la colonia, cepillo, esmalte, el espejo, el pañuelo, los preservativos y los tampones para cualquier emergencia que, por su­puesto, nada tenga que ver con el verano o el invierno porque para eso existe la sombrilla y su descendien­te el paraguas.
Porque primero que el paraguas o umbrella, como lo llaman los ingleses, fue la sombrilla, privilegio de las damas que tienen su origen en encumbradas ci­vilizaciones antiguas, entre ellas, la egipcia y babilóni­ca, pero de gran uso siem­pre en los cálidos países del Oriente.
En la India se le conside­ró por mucho tiempo un símbolo real y se honraba a los nobles con el título de "Señor de la sombrilla".
Su desplazamiento a Occidente fue inminente, pero con el tiempo ha venido cayendo en desuso, despla­zado, en todo caso, por el paraguas, más usado en tiempos lluviosos.
Italia y Francia fueron los países introductores del paraguas, aunque antes de lograrse su aceptación general, sirvió para burlar a quienes lo utilizaban y mu­cho más cuando alguien en París quiso convertirlo en pararrayos portátil.
Hoy el paraguas no es el mismo pesado y fúnebre de' antes. El de la época con­temporánea es más liviano y ornamentado con vistosas telas. Es una mezcla de paraguas y sombrilla y, por lo tanto, sirve para guardarse de los rayos solares y de la lluvia.
Las sombrillas de hace dos mil años estaban con­feccionadas de forma tal que cumplían la función dual de protegerse del sol y convertirse en abanico pa­ra agitar el aire cuando el calor era insoportable. Después no fue necesario diseñarlas para esa noble fun­ción porque se inventó el clásico abanico, del cual se conocen valiosas colecciones en el mundo.
El abanico es así como un ventilador portátil, pero muy gracioso, artístico y femenino, tanto que fue utilizado en las cortes rea­les de otros tiempos. A los faraones egipcios se les refrescaba con un abanico de plumas provisto de un largo mango porque así eran los abanicos de los  primeros tiempos, rígidos y operados por una segun­da persona, generalmente el sirviente o el esclavo. Tiempo luego los japoneses inventaron el abanico plegable para uso unipersonal que se popularizó universalmente. Se comenzaron en­tonces a diseñar abanicos para ocasiones especiales, bien para bodas, sepelios o simplemente para las esta­ciones. Se fabricaban aba­nicos de madera muy fina y liviana, perfumados como el sándalo, de seda, plumas y con varillas de marfil o nácar.
Como era una prenda característica de la reale­za, la Revolución Francesa terminó o debilitó su uso, pero quien le dio un golpecasi mortal fue el ventila­dor y el aire acondicionado. Ahora el abanico no es una necesidad sino un lujo, un accesorio para lucir o mo­near, pero llamativo siem­pre. Las españolas lo saben lucir muy bien y se dice que la Reina Isabel II tenía uno con varillas de oro adorna­das con piedras preciosas.
En Venezuela, en el siglo pasado y hasta los prime­ros del presente, el abanico era frecuente en los -galones y hasta se inventó un len­guaje para que las damas pudieran trasmitir mensajes de amor a sus pretendi­dos. Asimismo el abanico les servía para resaltar algún detalle de su cuerpo o de su vestido como también para curiosear y murmu­rar muy de cerca con su vecino.

viernes, 21 de octubre de 2016

Arturo Sosa, hoy Papa Negro, visitó Ciudad Bolívar en 1987

Fue entrevistado por Américo Fernández el 26-04-1987,   He aquí la entrevista publicada en diario El Expreso:


El sacerdote jesuita Arturo Sosa:
La inflación acaba
con la calidad de vida
de los venezolanos
+Estamos en el umbral de una mayor pobreza colectiva con lo cual puede sobrevenir una peligrosa explosión social.
+Ya el Estado no es expresión de todos los consensos sino de todos los conflictos del país.
+La diferencia ideológica es la que hace fuerte el pacto AD-Copei.

Doctor Arturo Sosa hijo, director de la revista SIC y del Centro Gumilla.
Venezuela en los próximos años se verá sometida a un proceso tremendo de inflación que deteriorará mas la calidad de vida de sus habitantes, cree el sacerdote Jesusita Arturo Sosa, director de la revista SIC y profesor de la UCV, de la Universidad Católica y del Instituto Superior de las Fuerzas Armadas Venezolanas. Sosa es también director del Centro Gumilla, Institución creada para el estudio de la realidad venezolana. Con él sostuvimos esta entrevista en la casa de familia de Leonel Jiménez Carupe, una hora antes de cerrar un ciclo de conferen­cias sobre actualidad y perspectiva económica de Venezuela, organizado por la directiva del Colegio de Abogados que preside la doctora Trina Navarréte de Ron.
Pues bien, la actualidad económica la conoce­mos, es mas la vivimos, pero ¿cuál cree el doctor Arturo Sosa que sean las perspectivas? El nos aclara que las perspectivas económicas tienen que ver con las perspectivas políticas y que si somos honestos en Venezuela no hay muchas posibilidades de cambio en las relacio­nes de Poder, en virtud de lo cual en los próximos años Venezuela, como hemos dicho al comienzo, se verá sometida a ese proceso tremendo de inflación que deteriorará mas la calidad de vida del venezolano que es, dicho sea, como el chivo expiatorio de toda la crisis.
Y eso ¿qué significa? -preguntamos.
'Significará mayor pobreza colectiva, con lo cual puede sobrevenir una peligrosa explosión social. Sosa, a quien se le puede aplicar aquello de que `el hábito no hace el monje" porque viste como in civil común y corriente y hasta se deja crecer los bigotes, hace un poco de historia para darnos a entender que los orígenes de la difícil situación venezolana no hay que buscarlos en el actual gobierno ni en el anterior sino muy atrás, tal vez por la década del 30 cuando todas las fuerzas Políticas convergieron en la necesidad de mo­dernizar la industria utilizando la palanca. del petróleo.
Esta política-expresa-se ve fuertemente mar­eada por la acción del Estado en razón de que es 'éste el que administra las rentas petroleras que posibilita la industrialización capitalista de Venezuela.
El Estado venezolano entonces podía expresar el consenso nacional frente al exterior por cuanto era el defensor de la riqueza de los venezolanos frente a unas compañías extranje­ras que la explotaban. De manera que cuando el Estado aumentaba los impuestos a las transna­cionales todo el mundo estaba de acuerdo, había consenso nacional aún cuando existiesen diver­gencias en cuanto a la forma de distribuir las rentas. Asi que cuando ocurrió la nacionaliza­ción del petróleo, el Estado dejó de ser expresión de ese consenso hacia -el exterior porque el Estado pasó a ser simultáneamente productor y distribuidor de las rentas, luego ya no hubo consenso en sí mismo y esto, afortunadamente para el Estado vino a coincidir con una época en que sube mucho la renta petrolera con lo cual las contradicciones se salvan; pero desde hace tres años las rentas petroleras se vienen abajo y entonces ya el Estado no es expresión de todos los consensos sino de todos los conflictos del país. -¿Podríamos decir que el punto crucial es económico?
-Yo diría que para mi el punto es político pues si hubiera un sujeto distinto de las decisiones políticas, pudiera haber un cambio en política económica, vale decir, si consciente o incons­cientemente la política económica no estuviese manejada por representantes del sector externo.
-¿Es el Ministro de Hacienda un representante del sector externo?
-Desde que Venezuela tiene deuda externa los Ministros de Hacienda, como hecho curioso, son banqueros y lo primero que piensa un banquero es pagar y después ver si nos alcanza para comer. En cambio, un deudo que no es banquero pues prefiere retrasar el pago de la deuda lo más posible sin reducir su negocio o calidad de vida en el caso de un país.
-¿Pero se podría presionar para que la política económica fuese en otra dirección?
-Hasta ahora los sujetos políticos en Venezuela han sido AD y Copei dentro de una sociedad débil, muy poco constituida como sociedad civil, donde no hay fuerzas que traten de presionar la política económica en otra dirección.
Si, por ejemplo, aquí hubiera un sector industrial realmente consistente, que pueda crecer y que estuvieran dadas las condiciones para que ahora se diera un proceso de sustitución de importa­ciones, si este sector fuera importante política­mente, hubiera logrado que esa parte de las divisas que se van para la deuda externa se la dedicará el Estado a la inversión en Venezuela, hubo cambiado completamente el panorama de la vida en Venezuela. Se hubieran creado empleos. Solamente la creación de empleos significa una repartición del ingreso y un aumento de la demanda que a su vez crea incentivos para la producción.
-¿Se está dando o repitiendo aquí lo ocurrido y en otro país?
-El caso venezolano es muy especial porque su modelo de desarrollo ha estado basado en el ingreso petrolero, cosa que no ha sucedido en ninguno de los otros países. Entonces esa característica hace que el crecimiento fuera muy rápido, en un sentido desproporcionado a lo invertido en trabajo y en industria y que también el decrecimiento sea como violento. Además tiene su particularidad política. En América Latina no hay otro país donde se de un sistema político como el nuestro. Venezuela tiene - un proceso que si bien desde el punto de vista de indicadores externos se asemeja a otros países, tiene una historia peculiar, es decir, que no es una metida de pata de ahorita sino que hay todo un encadenamiento que nos ha llevado a esta situación.
-¿Ve diferencias entre AD y Copei o son la misma cosa?
-Por parte de los dos partidos ha habido una gran continuidad en la misma política. Algo al respecto muy importante de recordar es que la política democrática venezolana surge de un pacto y se mantiene por un pacto entre los partidos. El Pacto de Punto Fijo significa un programa común de gobierno, es decir, ganará, quien ganara el programa iba a ser el mismo. Si los partidos llegaron en el 58 a tener esa unidad de intereses y de políticas económica y social, pues con matices, eso se ha mantenido durante todo el tiempo.
El que esta se da por el sistema de alianza entre los dos partidos. Entonces, mientras no se cambie eso no se cambia nada tampoco. -Entonces ¿esa alianza se da a pesar de las diferentes ideológicas?
-Claro. Eso es mucho mas fuerte que las diferentes ideológicas. Yo llegaría a decir que la diferencia ideológica es la que hace fuerte el pacto porque el hecho de que hayan dos partidos con diferencias ideológicas aparentemente grandes es lo que permite que la unidad tenga consenso social, porque entonces la gente que no tenga conciencia suficiente para ver eso cree que votando por AD castiga a Copei o votando por Copei castiga a AD y en fin de cuentas lo que hace es apoyar La alianza. O sea, el voto AD c Copei desde el punto de la estructura política es igual, más aún, la alternancia de los dos partidos fortalece el conjunto de la alianza.
-¿Podrías explicarlo mejor?
-Me explico, el que haya posibles alternativas dentro de un marco unitario de política económica global, hace que el sistema sea fuerte, que en la debilidad, por ejemplo, del sistema mexicano que la existencia de un partido único hace que todos los errores del 'partido único sean los errores del sistema política. En cambio, en Venezuela hay una diferencia entre el sistema democrático y los errores de los partidos, lo que significa que yo puedo' echarle la culpa al gobierno de CAP o al de Luis Herrera, pero no al sistema democrático, y sin embargo, las dos cosas son lo mismo.
-¿Tú crees que seguirá vigente la llamada "Ley del Péndulo"?
-Bueno, hay muchas posibilidades. Yo no lo descarto.
Creo que todo depende de los procesos internos de AD y Copei donde se libran luchas encarniza­das. Si Copei llegara a un acuerdo sobre la candidatura presidencial sin traumas internos, puede ganarle las elecciones a AD porque Acción Democrática va a tener que lidiar con el gobierno y el deterioro de la popularidad a causa de la crisis económica y política. Ahora, si Copei llega a una lucha debilitado no va a ganar las elecciones y lo mismo puede decirse de AD. -¿No crees que ganar depende también del candidato?
-Por supuesto, si AD llega a un acuerdo más o menos pronto y presenta a CAP, tiene chance de repetir.
-¿Por qué no Lepage?
-Porque CAP tiene mas ventaja que Lepage por tener una imagen que viene fuera del gobierno y no del gobierno y porque puede jugar un poco a su imagen anterior, a la nueva Venezuela o a la audacia que tiene como personaje político.
-En Copei ¿crees que Caldera dará paso a Fernández?
-Debería darle paso porque ya Caldera tiene su puesto asegurado en el sistema democrático venezolano. Su contribución está hecha y no creo que vaya a ser mejor por que repita. Yo creo en este momento que la experiencia de Caldera, interna y externamente le es útil a cualquier gobierno sea de AD o Copei y al país en general, pero para eso tiene que salirse un poco de la pelea cotidiana. Creo que le haría mucho bien al pais que Caldera no peleara esa candidatura. Como proceso histórico de la organización, yo vería que sería muy bueno que fuera Eduardo Fernández el candidato.
-Desde fuera ¿qué visión tienes tú del desarrollo de Guayana?
La visión que uno tiene desde fuera es que hay una desproporción tremenda entre el esfuerzo económico y el esfuerzo social. Lo que ha podido ser un modelo de desarrollo armonizado, inte­gral, ha sido un proceso evidentemente injusto. Yo he estado varias veces en San Félix y es desproporcional la vida entre San Félix y Puerto Ordaz. Creo que Guayana se ha convertido en un ejemplo de lo que no debe ser.
-Sin embargo, sus planificadores la concibieron como ciudad soñada.
-Si ese es el sueño, mejor es despertarse rápido. 
-¿Ha continuado creciendo la Teología de la Liberación?
-Yo creo que en América Latina ha habido un crecimiento importante en esa corriente. Hoy en día hay muchísimos miles de cristianos, de religiosos, de sacerdotes e incluso de obispos más comprometidos con las situaciones del pueblo.
Esto nos ha lleva do a que la Iglesia plantee cosas distintas a las que planteaba en el pasado. 
-¿Por qué las agencias internacionales ya no hablan como antes de la Teología de la Liberación?
-Porque se les cambió de bando el Papa.

viernes, 19 de agosto de 2016

Laureano Márquez imitó a Ramos Allup y esta fue su reacción

PUENTE SOBRE EL CUYUNÍ

El viejo puente que cruza el Cuyuní, en la vía hacía la Gran Sabana, es indudablemente importante y atractiva obra de ingeniería que la prestigiosa revista “Estilo” atribuye a Alejandro Gustavo Eiffel, pero ¿lo es ciertamente?

-Américo Fernández-

         El puente sobre el Cuyuní tiene una historia interesante, y seguro que pocos guayaneses conocen la importancia de esa obra de la industria europea llegada a Venezuela en tiempos de la dictadura gomecista para vadear el río Guárico por El Sombrero, allá en los límites con Aragua, pero resultó tan angosto para el intenso y pesado trafico vehicular de la región que el Ministro de Obras Públicas del General Marcos Pérez Jiménez decidió suplantarlo por otro de estructura plana, y a pasar el colgante para el Cuyuní, un río guayanés que nace en la Sierra de Lema, se une con el Yuruari delante de El Dorado y va a tener a la antigua Guayana Británica a través del Venamo.
         El nuevo puente sobre el Guárico fue construido en 1956, unos 700 metros aproximadamente del puente colgante primitivo por su lado sur, para enlazar la carretera con una vía perimetral, vale decir, alejada del centro de la población de El Sombrero dentro del marco de la política de vialidad del llamado Nuevo Ideal Nacional.
         ¿Por qué no se dejó el puente primitivo?  Porque es muy angosto y se requería otro con capacidad para el tránsito pesado.  Por eso se construyó un puente plano, estructura de hierro, pero sin los atractivos del anterior que ese mismo año de 1956 fue reubicado en la región selvática de Guayana para facilitar entonces la iniciación del proyecto de construcción de la carretera El Dorado a Santa Elena de Uairén, cuyo  contrato había suscrito el Gobierno Nacional con el ingeniero Luis Entrena en 1953.  El puente colgante sobre el Cuyuní es el primero de su tipo montado en Guayana, al que le siguió el Puente Angostura sobre el Orinoco, construido decenios después por la United States Steel International, entre Punta Chacón y Playa Blanca.  Viéndolo bien, es una obra de arte que a juzgar  por un artículo publicado el 19 de febrero  de 1955 en la página de Arquitectura del “Diario de Caracas” y un reportaje de Hannia Gómez en la edición 16 de la revista “Estilo”, diseñada por Alejandro Gustavo Eiffel, creador de la famosa Torre Eiffel, de 300 metros de altura  y 1710 peldaños, levantada en el Campo de Marte y que es orgullo de París desde su inauguración con motivo de la Exposición Internacional de 1889.
Alejandro Gustavo Eiffel nació en Dijon en 1831 y falleció en 1923.  Ingeniero graduado en la Escuela de Arte y Oficios de París, fue el primero en aplicar los procedimientos de aire comprimido al fundamento de los pilares de muchos puentes de grandes ciudades europeas.  Suyo es también el marco de hierro para la Estatua de la Libertad, de Bartholdi, en el puerto de Nueva York.  Su fama es proverbial y el que se diga que en Venezuela, específicamente en Guayana, existe un puente de hierro diseñado por Eiffel, colma de expectación a quienes hasta ahora lo han ignorado y esperan el esclarecimiento cabal de la noticia.  Dice Hannia Gómez en su reportaje publicado en la revista “Estilo” que a la media noche sonó en su teléfono la voz de un desconocido que sin más preámbulos le afirmó que “El Puente es de Eiffel”.
El hombre le decía estar sentado frente a la pantalla de su computador, y que en ella tenía los planos del proyecto del puente.  Le decía “que podía apreciar  con detalle sobre todo, los montajes verticales... el problema de los esfuerzos, la tensión de los cables... había incluso fotografías que le habían llegado por el Internet a su e-mail, desde Francia.
¿Cómo era posible que los franceses supiesen de la existencia del pequeño puente sobre el Cuyuní, y tuviesen archivada la documentación gráfica completa en una central electrónica de información de monumentos históricos... cuando aquí todo no salía del terreno de lo legendario?  Y no sólo eso, respondió  pomposamente la voz.  La Embajada de Francia incluso ya ha reclamado oficialmente el puente a Venezuela, porque debe regresar, como toda obra de arte de todo maestro francés, a la nación francesa.  Tengo noticias de que incluso, ya lo están reclamando en este  momento para llevárselo, como pasó una vez con el Puente del Guanábano, que actualmente se encuentra restaurado e impecable, luego de años tirado en el Guaire, funcionando como la atracción máxima en un parque del Canadá.
Puentes robados a la patria, Puentes desmantelados bajo nuestras propias narices, ante la indiferencia nacional.  Parecían una aciaga segunda parte de la película “El Robo” de la Torre Eiffel”.  Pero, ¿Cómo se habían enterado en Francia?
Unos ingenieros de una compañía alemana que estaban construyendo el nuevo puente sobre el mismo río, se acercaron hace pocos meses con curiosidad profesional hasta el puente colgante en desuso.  Ellos dieron con la placa, y pasaron la información... y como aquí nadie lo quiere, ni se han interesado por restaurarlo...
¡Entonces era verdad!  Había que hacer algo, volar al Estado Bolívar, convocar a una rueda de prensa, alertar al Canciller, al Presidente.  Pero, primero, se necesita una prueba, tener una imagen del puente y de la placa reveladora.  La voz explicó:  lo siento, no puedo imprimir ni enviarle por fax la documentación, reconocerían en la oficina de Francia que he sido yo quien pasó la información, sería desastroso para mi reputación internacional, perdería crédito y confianza.  Es como con la fuga de obras de arte, los Picasso, los Matisse, escapando entre los países.  Esta es una obra de arte de Eiffel, entienda usted, es lo mismo, ellos la quieren, nosotros la tenemos... todo debe ser confidencial.
¿Qué quería este hombre a cambio? ¿Para qué había llamado?  Soy restaurador de obras de hierro, y si el puente se queda en Venezuela, me necesitarán.  Si se va, en cambio... Unámonos para no permitir la fuga de esta pieza monumental.
La conversación terminó.  “Nunca tuve una foto del puente, ni supe más del hombre”.  Hasta aquí la conversación (real o fábula) que sostuvo Hannia Gómez con la voz desconocida.  En El Sombrero dicen y redicen y así lo confirma a pie juntillas su cronista oficial Manuel Manrique, que el puente colgante fue inaugurado el 6 de mayo de 1930 y permaneció sobre el río Guárico hasta 1956 que el entonces Presidente de Venezuela, General Marcos Pérez Jiménez, ordenó reubicarlo en El Dorado.  Era Ministro de Comunicaciones entonces, el general Luis Felipe Llovera Páez, nativo de Ciudad Bolívar.
         Los habitantes de El Sombrero hicieron lo posible para que el puente colgante permaneciera en su lugar, no obstante, la construcción de uno nuevo.  Alegaban que bien hubiera podido quedar para el tránsito local  y de vehículos livianos, pero en contraposición se arguyó su poco tiempo de vida útil.
         Según Manrique, con quien hicimos contacto telefónico, el puente colgante fue construido en Alemania y trasladado a Venezuela para cruzarlo sobre el río Guárico a objeto de darle continuidad  a la carretera de los Llanos centrales y occidentales llevada adelante por el gobierno de Juan Vicente Gómez dentro del plan de construcción de carreteras iniciado en 1911.
         Correspondió al ingeniero Rafael Ruiz dirigir los trabajos puesto que es un puente prefabricado así como el montaje, operación que realizó junto con el maestro de obra, John Brawn, de origen trinitario.
Las características de este puente colgante traído de Alemania están descritas en las Memorias de obras Públicas de 1929.  En detalle, se trata de una obra de estructura rígida con rótulos en las bases de las torres y luz entre la mampostería  de los estribos.  La luz entre las torres es de 120 metros y 5.15 metros las distancias transversales entre las torres; 2 aceras de un metro de ancho cada una y 6 metros la anchura total útil del puente.  Posee una resistencia calculada para el paso de 2 filas de camiones de 6 toneladas o bien una aplanadora de 19 toneladas.  La medida entre los ejes de las torres es de 120 metros y los anclajes, ambos de 13 metros, están situados a 44 metros de los ejes de las torres en cada margen.  De extremo a extremo el puente tiene una longitud de 213 metros.  Si nos atenemos a una crónica sobre la ingeniería venezolana de la arquitecta Leszek Zawisza (Revista 343 CIV 1987), el puente colgante sobre el Guárico  fue diseñado, no por Eiffel, sino por el ingeniero venezolano Luis Velez, quien también diseñó el puente Libertador sobre el río Torbes, igualmente colgante.
Luis Velez fue inspector y Ministro de Obras Públicas del gobierno gomecista durante los períodos 1915-1922 y 1933-1935.  Miembro fundador y Presidente de la Academia de Ciencias, Físicas, Matemáticas y Naturales y autor de  la “Cartilla para el Cálculo de Puentes Colgantes”.
Si como dice la arquitecta Zawisza, Luis Velez diseño el puente colgante sobre el río Guárico, es posible entonces, que su construcción, puesto que estaba diseñado con torres de acero, haya sido contratada a una empresa alemana.  Entonces, ¿Cómo se llamaba esa empresa? ¿Acaso “Eifel” (con una sola f) como la meseta de 740 metros ubicada en la región alemana de Remania? Si es así, la confusión con el “Eiffel” francés pudiera venir por allí.
Para la época de Gómez se diseñaron y construyeron puentes colgantes, pero con torres de concreto, como el de Boconó, y de madera como el de Acarigua.  Las veces que se acometieron puentes con torres de hierro, había que importarlas.  El primer puente colgante con torres de madera fue construido en Venezuela por el ingeniero Alberto Lutowski, en la carretera Valencia – Puerto Cabello, en 1844.  Este ingeniero, de origen polaco, murió en Ciudad Bolívar el 16 de febrero de 1871 cuando construía el edificio destinado hoy a Centro de las Artes.
Esta es una posibilidad que nadie hasta ahora  la ha presentado y que toma fuerza cundo vemos, como lo afirma el cronista de El Sombrero, que el puente fue traído de Alemania y no de Francia.  Asimismo, cuando cotejamos el año de la muerte de Alejandro Gustavo Eiffel, ocurrida en 1923, y el montaje del puente en Venezuela en 1930.  No quiere decir, sin embargo, que el ingeniero Luis Velez no haya seguido la escuela de Eiffel en cuanto a tipología.
De todas maneras, sea o no de Eiffel, el puente colgante sobre el Cuyuní tiene un gran valor desde el punto de vista histórico y artístico, máxime si fue diseñado por un ingeniero venezolano, y  por lo tanto, merece ser restaurado y rescatado, si es posible, para ser utilizado y exhibido como atracción turística en la Gran Sabana, algo parecido a lo que se hizo con el puente caraqueño del Guanábano o “Puente de los suicidas” construido en 1884 en el cauce del Catuche y que ahora, por generosidad o negligencia nuestra, exhibe Canadá como señuelo turístico.