martes, 23 de junio de 2015

El Aeropuerto de Ciudad Bolívar

*Bolívar después de Maiquetía y Porlamar,  estuvo entre los aeropuertos con mayor número de operaciones  de aterrizaje y despegue en los años  de 1990.  Hoy las cosas han cambiado.

-Américo Fernández-

         Autoridades aeroportuarias no creían en 1997 que después de Maiquetía y Porlamar, existiera en Venezuela otro aeropuerto con mayor movimiento operativo de aterrizaje y despegue. En el mes de julio, por ejemplo, se registraron 1.947  operaciones, con un promedio de 62 por día. A veces ese promedio subía, según la temporada, pero Puerto Ordaz moviliza mayor volumen de pasajeros. El fenómeno lo explicaba el hecho de ser la capital angostureña el centro finan­ciero y proveedor de los numerosos campamentos mineros del Sur.
Setenta y cinco aeronaves en el parque y 150 pilotos activos estaban a la vista en el Aeropuerto de Ciudad Bolívar, pero en La Paragua, encrucijada para el transbordo de carga y com­bustible hacia dichos campamentos mineros, las operaciones de aterrizaje y despegue de avionetas de empresas aerotaxis era igual o superior al que se registraba en el aeropuerto de Ciudad Bolívar.
Llevando la carga por tierra desde Ciudad Bolívar hasta La Paragua, los aerotaxis se ahorran 40 minutos de vuelo. Sin embargo, este aeródromo con 900 metros de pista asfaltada care­ce de control, no obstante estar autorizado. La única autoridad allí presente por razones de seguridad y de la cual se sirve la supervisión de Aeronáutica Civil para esos imprevistos, es la Guardia Nacional. Por falta de personal y de cursos técnicos, el Ministerio sólo ejerce control directo sobre contados aero­puertos.

EMPRESAS DE AEROTAXIS
Los vuelos hacia el interior de Guayana los inauguró Aeropostal en mayo de 1.930 con aviones franceses Lecoere-28 que hacían escalas en Upata, Guasipati, El Callao, Tumeremo y Santa Elena, pero no fue sino a partir de 1.960, al subir la fiebre y explotación de las mimas de libre  aprovechamiento, cuando comenzaron a operar empresas de aerotaxis. Había, por supuesto, aviones individuales como los de Jimmie Angel y Charles Baughan con los cuales prestaban ser­vicios a comerciantes, exploradores y mineros interesados.
Una de las primeras empresas de aerotaxis fue la TANCA que no debe confundirse con la TACA de Venezuela, a la cual prestó servicios como piloto el capitán Charles Baughan, cuya agencia instalada en 1.946, desempeñaba en Ciudad Bolívar J.G. Ortiz Rodil. Cubría la ruta Ciudad Bolívar, San Tomé, Anaco, Barcelona, Maiquetía.
La TANCA era de Marcelo Dos Santos y operaba con aviones Cessna 185 y un Curtis que posteriormente fue robado en 1.968 siendo Orlando Sindoni. Jefe del Aeropuerto. Dos pilo­tos norteamericanos hicieron buena oferta a Marcelo y cuando salieron a probar el Curtis, despegaron con rumbo desconocido hasta ahora. Que se sepa, es el antecedente más lejano de la racha de robos y secuestros de avio­nes que ha venido ocurriendo última­mente.
A la Tanca de Marcelo, quien pereció trágicamente en Guaniamo, le siguie­ron otras empresas basadas en Ciudad Bolívar, entre ellas, Aeroven, registra­da por el Capitán Chaves que operaba con aviones Cessna 185, Dornier de fabricación alemana y D-18. Este Capitán, al cual le sucedieron sus her­manos en la empresa, se vio seriamen­te implicado en el atentado contra el Presidente de la República, Rómulo Betancourt. Se le acusaba de haber tra­ído desde Nicaragua en un avión Curtis de Ransa la bomba que a control remo­to fue disparada contra Betancourt en la avenida los Próceres de Caracas y en el que también estuvo implicado un hermano del historiador Horacio Cabrera Sifontes.
El Bachiller Noel Valery, quien había sido Gerente de  la Embotelladora Orinoco, fabricante de la Coca Cola, fundada por su Padre en el Paseo Orinoco, probó suerte más tarde metiéndose en el ramo comercial de la aeronáutica. Al efecto, fundó la empresa de aerotaxis COMERAVIA con aviones Cessna 185 y D-18 Y Dornier. Luego la tras­pasó al Capitán Rivas López, conocido como "El Abuelo" entre sus camaradas. Del capitán Reyes Muñóz, quien pere­ció trágicamente al despegar un avión Baron, en la pista de Puerto Ordaz; Tranaca, de la señora viuda de Dos Santos; Aerocaicara (1.988) de José de la Cruz García; Excursiones Canaima (1.980), de los Hermanos Jiménez, sólo para turistas; Ciaca, del ingeniero Manuel Silva Figueroa, tiene taller y escuela y tras la muerte de su fundador la regentan sus herederos; Saeta, de Humberto Salicetti, vendida a la Oriental de Aviación con base en Cumaná; Aerotuy, de Peter Boutton, opera desde 1.987. De esta empresa dedicada al turismo nacional depende el Campamento Antabare al noreste de la pista de Canaima; Aeroselva, empre­sa de Boris Valdivieso (1.989) y Convalles, la más recientes (1996) de Alberto Vallés Gutierrez.

MANTENIMIENTOY SEGURIDAD
Cuando usted llegaba al Aeropuerto "Tomás de Heres" se asombraba de la cantidad de aeronaves  que entraban y salían, que estaban paradas o en mantenimiento en los  talleres aeronáuticos existentes Operadores de la Torre comentaban en tertulia  que entre 11 mil y 12 mil oscilaba el número mensual  de operaciones de la Torre de Control entre salidas y entradas, controle de posiciones dentro del llamado T1N pues hay que tomar en cuenta que vuelos hacia el Sur provenientes de cualquier parte del país o de fuera son controlados de esta área terminal de Ciudad Bolívar.
         Por supuesto, tal número de operaciones no compensa la  capacidad de  funcionamientos del aeropuerto local traducida en falta de personal técnico y de mantenimiento, a la cual se agrega insuficiencia como la de Búsqueda  y Salvamento y del Cuerpo de Bomberos aeronáuticos.
         El Cuerpo de Bomberos está incapacitado  para atender con eficiencia y prontitud  casos de emergencia, generalmente porque no dispone de un stock de repuestos  y de un servicio de mantenimiento permanente  de los equipos.  Carece de ambulancia  por lo que debe acudir a los Bomberos Municipales  en casos de heridos o enfermos para transportarlos por vía aérea.
         El problema de mantenimientos y conservación general y en el mismo está involucrada la seguridad y la aeronavegación que subrayarían en el mejor de los casos, por ejemplo,  un buen sistema de balizaje, cabeceras de pistas despejadas, bien señaladas y rampas sólidas.

LAS PISTAS 06.24 Y 12:30
La Pista Principal, la 06.24 (1.800 metros), está en malas condiciones. Requiere de repavimentación, drenaje, pintura y señalización en la zona de contacto. El agua suele empozarse cuando llueve hasta cinco centímetros y el cono de aproximación se halla obs­taculizado por árboles boscosos. Es obvio lo importante que significa la conservación permanente de esta pista, toda vez que la alterna, vale decir, la 12:30 (1.200 metros), se halla cerrada desde hace treinta años porque autori­zaron o permitieron construir edificios en la zona de aproximación por una cabecera y, por la otra, porque el Cuartel Tomás de Heres o Fuerte Cayaurima prohíbe vuelos por encima de sus predios.

300 PISTAS OPERAN ILEGALMENTE

En a Estado Bolívar operan 300 pis­tas aeronáuticas, de las cuales 42 están legalmente autorizadas. Las restantes no lo están pero en ellas operan libremente los pilotos que cubren las rutas de la selva. Las empre­sas de aerotaxis que arriesgan sus uni­dades, lo hacen por el beneficio econó­mico que reporta el comercio de las minas, pero deben pagar una prima especial a las Aseguradoras, en previ­sión de accidentes, lo cual es factible dado que esas pistas no han sido auto­rizadas, precisamente, por no reunir el mínimo de seguridad.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada